InicioBlog

Bruxismo en Niños

Claudia C. Restrepo S.
Odontopediatra y docente Universidad CES
Directora Grupo de investigación CES-LPH
Bruxismo en niños

El bruxismo es el rechinamiento o apretamiento de los dientes de forma no funcional, es decir con un motivo diferente a la masticación. Puede ser diurno o nocturno, voluntario o involuntario. Las causas del bruxismo pueden ser diversas, pero estudios recientes han demostrado que está asociado a un trastorno en el sistema nervioso central, en particular en la segregación de unas sustancias que son neurotransmisores, llamados catecolaminas, especialmente la Dopamina. Por el desarrollo del sistema nervioso parasimpático, la Dopamina es más alta en niños fisiológicamente.

Las catecolaminas son sustancias necesarias para la vida. Permiten estar en vigilia y ayudan entre otras funciones, a proteger las membranas que recubren riñon y corazón. Adicionalmente, funcionan como impulsores para la producción de glucosa dentro de los músculos, es decir para que los músculos tengan energía. Sin embargo, cuando las catecolaminas y más específicamente la Dopamina aumenta y en especial en la noche, los músculos se llenan de energía, pero no tienen una función en que invertirla. Comienzan entonces a contraerse y a relajarse de manera disfuncional y ahí se genera el bruxismo. En niños en particular, la prevalencia es cercana al 12% de la población entre 3 y 12 años de edad.

La pregunta es entonces, ¿Qué genera ese trastorno en la Dopamina?. La respuesta es compleja, pues son muchos los factores que causan un aumento no funcional de la Dopamina. Entre los principales que se han encontrado en las investigaciones, se encuentran la exposición a ondas electromagnéticas; televisión, computador, juegos de video, celulares, etc., dos horas antes de dormir. La obstrucción o enfermedad respiratoria, que cause una baja en el oxígeno en el sistema nervioso central, también es causa de los altos niveles de dopamina. Estas alteraciones respiratorias pueden ser causa o consecuencia de una postura de la columna curvada y de la cabeza hacia adelante. Esto sin embargo, ha sido estudiado para el bruxismo durante la noche. La fisiopatología del bruxismo diurno y voluntario es más compleja y no ha sido aun claramente determinada. El bruxismo se ha asociado a medicamentos como los suministrados para déficit de atención e hiperactividad y a enfermedades psiquiátricas como la depresión.

Las consecuencias de un rechinamiento constante en niños, pueden ser desde el desgaste de los dientes (siempre y cuando haya condiciones previas presentes, como una dieta ácida), hasta dolor orofacial y daño en la articulación temporomandibular, que puede generar limitación en la apertura de la boca y daño a los núcleos de crecimiento de la mandíbula. Sin embargo, muchas veces el bruxismo no tiene ninguna consecuencia diferente a molestar el sueño de los acompañantes.

¿Cómo se diagnostica?. El diagnóstico inicial es hecho a través de un cuestionario para determinar la frecuencia, la duración y la intensidad de los episodios de bruxismo. Dependiendo de esta evaluación inicial y del examen del daño que este causando los movimientos alterados de la mandíbula, se determina si es necesario el uso de radiografías cefálicas para evaluar la postura de la cabeza y el cuello y las dimensiones de la vía aérea, un análisis de desgaste dental, evaluación de los desórdenes de la articulación temporomandibular (Disminución de la apertura de la boca, ruidos al abrir y cerrar la boca, dolor en la mandíbula o en los músculos de la masticación) y dolor orofacial.

Cuando el caso lo amerite, se puede realizar también un examen polisomnográfico en un laboratorio de sueño, que dará información importante de la respiración, función cardíaca y características encefalográficas del individuo. Estos datos son de fundamental importancia para encontrar el origen del bruxismo en cada individuo. Existen también nuevas tecnologías como el Grindcare, que permiten hacer una evaluación domiciliaria cuantitativa del bruxismo. Se instala como una calcomanía sobre el musculo masticatorio, va conectado a un dispositivo controlador muy pequeño y fácil de usar. Evalúa la cantidad de rechinamientos en total en la noche y por cada hora. Determina también la intensidad de cada rechinamiento y los desórdenes de movimiento muscular durante la noche. Adicionalmente en cada rechinamiento, posee la capacidad de liberar un estímulo masajeador al músculo que permite relajarlo y suspender el movimiento rechinador. 

Otros tratamientos son las placas oclusales, que sirven para evitar el daño a los dientes y a la articulación temporomandibular (No para reducir o evitar el bruxismo), no deben ser usadas en niños, pues las duras pueden evitar el crecimiento de los maxilares y las blandas aumentar el bruxismo. El tratamiento recomendado sería entonces suspender la televisión, computador, juegos de video o uso de celulares dos horas antes de dormir, dormir con la almohada entre las pineras y no en la cabeza y corregir las malas posturas. Dependiendo del estudio que se haga en cada caso, está indicado también resolver los problemas respiratorios y uso de tens o masaje a los músculos comprometidos. En algunos casos, es pertinente asistir a terapia psicológica o incluso psiquiátrica. 

Lo importante es tener en cuenta que es el odontopediatra el encargado de hacer el estudio pertinente para cada paciente y que cada caso es individual y debe ser evaluado y tratado también individualmente.

bruxismo en niños medellin

 PUBLICADO EN: http://issuu.com/mundodentaldigital/docs/mundo_dental__completa_

Videos

Contáctenos

El Poblado: Edificio Colmena Avenida El Poblado

direccion odontopediatria Calle 1A Sur N°43 A 49 Consultorio 210 GRUPO ORAL PREMIUM. 
telefono odontopediatria Teléfono: (574) 318 0312
email odontopediatria claudia restrepo Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.